Que la lengua humana cante este misterio: la preciosa Sangre y el precioso Cuerpo

Celebramos nuestra fe

23.06.19              Nº 0039

Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

Canto de Entrada

Hacia ti, morada santa,
hacia ti, tierra del Salvador,
peregrinos, caminantes,
vamos hacia ti.

1.Venimos a tu mesa,
sellaremos tu pacto,
comeremos tu carne,
tu sangre nos limpiará.
Reinaremos contigo
en tu morada santa,
beberemos tu sangre,
tu fe nos guiará. 

Abrahán lucha contra unos enemigos y los vence. Cuando regresa, le sale al encuentro el rey de Salem (Jerusalén), Melquisedec, que era también sacerdote de Dios y le ofrece pan y vino, transmitiendo a Abrahán, de parte de Dios, su bendición. Melquisedec se ha convertido en figura de otro Sacerdote que también será “especial”, Cristo Jesús. 

Lectura del libro del Génesis 14, 18–20

En aquellos días, Melquisedec, rey de Salén, sacerdote del Dios altísimo, sacó pan y vino y le bendijo diciendo:

— «Bendito sea Abrán por el Dios altísimo, creador de cielo y tierra; bendito sea el Dios altísimo, que te ha entregado tus enemigos.»

Y Abrán le dio el diezmo de todo.

Palabra de Dios

Salmo responsorial
Salmo 109, 1. 2. 3. 4

ERES SACERDOTE ETERNO,
SEGÚN EL RITO
DE MELQUISEDEC.

Oráculo del Señor a mi Señor:
«Siéntate a mi derecha,
y haré de tus enemigos
estrado de tus pies.»  

Desde Sión extenderá el Señor
el poder de tu cetro: somete en la batalla a tus enemigos.

«Eres príncipe desde el día de tu nacimiento entre esplendores sagrados;
yo mismo te engendré, desde el seno, antes de la aurora.» 

El Señor lo ha jurado y no se arrepiente:
«Tú eres sacerdote eterno, según el rito de Melquisedec.»

Pablo nos acerca al motivo de la fiesta de hoy: la Eucaristía. El Señor Jesús “tomó pan, y dijo: esto es mi Cuerpo, que se entrega por vosotros. Y lo mismo con el cáliz: este cáliz es la nueva alianza en mi sangre”. Tanto al hablar del Pan como del Cáliz, añade el encargo: “haced esto en memoria mía”. Que es lo que la Iglesia está haciendo desde hace más de dos mil años.

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 11, 23–26

Hermanos:

Yo he recibido una tradición, que procede del Señor y que a mi vez os he transmitido:

Que el Señor Jesús, en la noche en que iba a ser entregado, tomó pan y, pronunciando la Acción de Gracias, lo partió y dijo:

— «Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros. Haced esto en memoria mía.»

Lo mismo hizo con el cáliz, después de cenar, diciendo:

— «Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre; haced esto cada vez que lo bebáis, en memoria mía.»

Por eso, cada vez que coméis de este pan y bebéis del cáliz, proclamáis la muerte del Señor, hasta que vuelva.

Palabra de Dios

El milagro de la multiplicación de los panes y de los peces era como una promesa y figura de lo que iba a ser la Eucaristía para la comunidad cristiana. “Dadles vosotros de comer”. Es el gesto que nos pide Jesús para los hambrientos del mundo, no sólo del pan material, sino también del espiritual; porque la Eucaristía es el memorial del amor de Dios. 

Aleluya Jn 6,51. Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo — dice el Señor —; el que coma de este pan vivirá para siempre.

+ Lectura del santo evangelio según san Lucas 9, 11b-17 

En aquel tiempo, Jesús hablaba a la gente del reino y sanaba a los que tenían necesidad de curación.

El día comenzaba a declinar. Entonces, acercándose los Doce, le dijeron:

— «Despide a la gente; que vayan a las aldeas y cortijos de alrededor a buscar alojamiento y comida, porque aquí estamos en descampado.»

El les contestó:

«Dadles vosotros de comer.»

Ellos replicaron:

— «No tenemos más que cinco panes y dos peces; a no ser que vayamos a comprar de comer para toda esta gente.»

Porque eran unos cinco mil hombres.

Entonces dijo a sus discípulos:

— «Haced que se sienten en grupos de unos cincuenta cada uno.»

Lo hicieron así y dispusieron que se sentarán todos.

Entonces, tomando Él los cinco panes y los dos peces y alzando la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los iba dando a los discípulos para que se los sirvieran a la gente.

Comieron todos y se saciaron, y cogieron lo que les había sobrado: doce cestos de trozos.

Palabra del Señor

Presentación de los Dones

Una espiga dorada por el sol,
el racimo que corta el viñador,
se convierten ahora en pan y vino de amor, en el cuerpo y la sangre del Señor.

Compartimos la misma comunión, somos trigo del mismo sembrador, un molino, la vida, nos tritura con dolor, Dios nos hace eucaristía en el amor.

Como granos que han hecho el
mismo pan, como notas que tejen
un cantar, como gotas de agua que
se funden en el mar,
los cristianos un cuerpo formarán.

Tras la Consagración

CADA VEZ QUE COMEMOS DE ESTE PAN Y BEBEMOS DE ESTE CÁLIZ, ANUNCIAMOS TU MUERTE, SEÑOR, HASTA QUE VUELVAS.

Durante la Comunión

Acerquémonos todos al altar
que es la mesa fraterna del amor, pues siempre que comemos de este pan
recordamos la pascua del Señor
. (bis)

Los hebreos en medio del desierto comieron el maná,
nosotros peregrinos de la vida comemos de este pan,
los primeros cristianos ofrecieron su cuerpo como trigo
nosotros acosados por la muerte bebemos este vino.

Como Cristo hecho pan de cada día, se ofrece en el altar,
nosotros entregados al hermano comemos de este pan,
como el cuerpo de cristo es uno solo por todos ofrecidos
nosotros olvidando divisiones bebemos este vino.

Como ciegos en busca de la aurora dolientes tras la paz
buscamos tierra nueva y cielos nuevos comiendo de este pan,
acerquémonos todos los cansados porque él es nuestro alivio y siempre que el desierto nos agobie bebamos este vino.

Durante la Exposición

1. Que la lengua humana
cante este misterio:
la preciosa Sangre
y el precioso Cuerpo.
Quien nació de Virgen,
Rey del Universo,
por salvar al mundo
dio su sangre en precio.

2. Se entregó a nosotros,
se nos dio naciendo
de una casta Virgen;
y acabado el tiempo,
tras haber sembrado
la Palabra al pueblo,
coronó su obra con prodigio excelso.

3. Fue en la Última Cena,
ágape fraterno,
tras comer la Pascua
según mandamiento,
con sus propias manos
repartió su cuerpo,
lo entregó a los Doce
para su alimento.

4. La Palabra es carne
y hace carne y cuerpo
con palabra suya
lo que fue pan nuestro.
Hace Sangre el vino
y, aunque no entendemos,
basta la fe si existe
corazón sincero.

5. Adorad postrados
este Sacramento,
cesa el viejo rito,
se establece el nuevo;
dudan los sentidos
y el entendimiento;
que la fe lo supla
con asentimiento.

6. Himnos de alabanza,
bendición y obsequio;
por igual la gloria
y el poder y el reino
al eterno Padre,
con el Hijo eterno,
y al divino Espíritu
que procede de ellos. Amén.

1. Pange, lingua, gloriosi
Corporis mysterium,
Sanguinisque pretiosi,
quem in mundi pretium
fructus ventris generosi
Rex effudit gentium. 

 

2. Nobis datus, nobis natus
ex intacta Virgine,
et in mundo conversatus,
sparso verbi semine,
sui moras incolatus
miro clausit ordine.

 3. In supremae nocte cenae
recumbens cum fratribus,
observata lege plene
cibis in legalibus,
cibum turbae duodenae
se dat suis manibus.

 

4. Verbum caro panem verum
verbo carnem efficit,
fitque sanguis Christi merum,
et, si sensus deficit,
ad firmandum cor sincerum
Sola fides sufficit.

 

5.Tantum ergo sacramentum
veneremur cernui,
et antiquum documentum
novo cedat ritui;
praestet fides supplementum
sensuum defectui.

 

 

6. Genitori Genitoque
laus et iubilatio,
salus, honor, virtus quoque
sit et benedictio;
procedenti ab utroque
compar sit laudatio.
Amen.